Puente Cau Cau, Icono de un proyecto que fracasó.

Hola estimados  lectores, aquí estoy nuevamente, tratando de ayudar a que disminuyan los “generadores de pobreza” o mejor conocidos como “los proyectos que fracasan”.  Digo que son generadores de pobreza ya que a nivel mundial son billones de dólares los que se pierden en proyectos que no logran plenamente sus objetivos. En Chile tenemos dos proyectos iconos de fama mundial:

  • El puente Cau Cau
  • El Transantiago

Cau Cau

Un informe de «ingeniería forense» encargado por el Gobierno a la empresa norteamericana Hardesty & Hanover -asociada con la chilena VMB- la que arrojó que el puente Cau Cau presentaba más fallas de las que se habían descubierto en análisis previos, por lo que recomendó la demolición de los brazos.
El costo de la reparación ahora costaría entre 10 y 14 millones de dólares, noticia que generó la indignación de las autoridades y de los vecinos de la llamada «Perla del Sur».
Ante los nuevos antecedentes, finalmente hoy el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, anunció que el puente efectivamente será demolido y que se procederá a construir uno nuevo, el que tendrá un costo de US$10 millones. Esto es un derroche de recursos. ¿Que otros proyectos sociales se podría haber abordado con esos recursos? El proyecto Cau Cau es un generador de pobreza.
Fuente: Emol.com – http://www.emol.com/noticias/Nacional/2016/04/26/799892/El-largo-camino-del-polémico-y-fracasado-puente-Cau-Cau.html

El Transantiago

A 10 años de su puesta en marcha, Radio y Diario Universidad de Chile desmenuzó las causas que llevaron al desastre del proyecto, que prometió ser un sistema de transporte de talla mundial, y que persisten hasta hoy. Fallas de diseño y ejecución, pocos recursos, nula información y la tendencia a disponer del tiempo de los ciudadanos, son algunos de los elementos que fraguaron el desastre.

Ejemplos a nivel internacional

  • El Opera House de Australia
  • El Concorde (Francia, fracaso comercial)
  • El Euro túnel (fracaso comercial)
  • El Challenger (EE. UU)
  • El telescopio Huble Space
  • Un tercio de los proyectos financiados por el Banco Mundial (BM) en México desde hace casi 50 años han fracasado, según un estudio del propio Banco.
  • La Fundación One Laptop Per Child (nefasta estrategia técnica y comercial)
  • Los 10 fracasos de Google

Si usted entra a Google y busca “Gestión de Proyectos”, el contador de direcciones refleja más de 12 millones de direcciones. Por escritos no nos quedamos cortos. Por buenas prácticas tampoco nos quedamos cortos.

La pregunta es, una vez más: ¿Por qué fracasan los proyectos?

Según el último informe anual que realiza Standish Group, sólo en el área de Tecnologías de la Información, fallaron alrededor del 71% de los proyectos. El presupuesto se excedió en un 56% por término medio, mientras que el plazo fue sobrepasado en un 84% por término medio.

Después de mucho investigar, reflexionar y hacer uso de mi experiencia profesional, he llegado a la siguiente conclusión.

 

El gran responsable de esto es la “Cultura Organizacional”. Si miramos bajo la alfombra encontraremos que ella ha permitido:

  • Mala definición del Alcance
  • Ausencia de compromiso de los principales interesados
  • Exceso de Cambios
  • Mala planificación
  • Mala ejecución
  • Control deficiente
  • Ausencia de gestión de Riesgos
  • Mala comunicación y un
  • Largo etc.

La cultura organizacional no otra cosa que las políticas, normas, procedimientos, creencias y mitos que regulan el que hacer de la organización, es decir, de sus integrantes.

Es claro que las organizaciones deben cambiar si desean permanecer en un mercado que cambia constantemente. Decirlo es fácil, hacerlo es otra cosa. La cultura es tenazmente persistente, “No intente cambiarla, cambie los hábitos de trabajo” (Peter Druker).

Si hablamos de proyectos informáticos, también la cultura organizacional ha permitido la soberbia y la vanidad de CIO, Director, Gerente informático. Esto lo digo con todo conocimiento de causa, más de 10 años de auditoria informática me avalan. En este entorno también se ha perdido billones de dólares en proyectos que no están a la altura de requerimientos de la organización.

¿Qué hacer?

John Kotter en su libro “Liderando el Cambio” (a la fecha sigue plenamente vigente) nos deja una excelente ruta a seguir:

  • Infunde el sentido de premura
  • Crea una colisión conductora
  • Desarrolla una visión y una estrategia
  • Comunica la visión del cambio
  • Faculta a tus empleados
  • Genera casos de éxito
  • Consolida y establece más cambios, a través de nuevos objetivos y nuevas metas
  • Arraiga los nuevos enfoques en la Cultura Organizacional.

 Estimado lector te invito cordialmente a participar en el seminario “Gestión del Cambio”. Estará disponible en la segunda semana de junio del 2018  del presente año en mi sitio www.mastercoacher.education

Antes de despedirme te sugiero una lectura detenida del libro “La Danza de Cambio” de Peter Senge.

Un saludo cariñoso, hasta la próxima publicación.

Adrián

www.mastercoacher.cl